EL 41% DE LOS RECLUSOS EN MADRID SON EXTRANGEROS

Otro varapalo para la versión de Fernando Grande-Marlaska sobre la tasa de criminalidad en Madrid. El ministro de Interior exigió el miércoles 22 de febrero al consejero de Presidencia y Justicia madrileño, Enrique López, que rectificase sus afirmaciones en las que relacionaba inmigración y delincuencia. En cambio, como reflejan los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el 41% de los reclusos en Madrid eran ya extranjeros.

Informa Esther Rabanal

Marlaska, imágen del ministro de interior

El consejero de la Comunidad de Madrid había enviado una carta a Marlaska solicitando reforzar la protección de los centros de primera acogida para menores extranjeros no acompañados. Una petición con el objetivo de paliar la inseguridad y la percepción por parte de los vecinos, que, a su juicio, está relacionada “de forma directa” con la política migratoria del Gobierno. En su demanda, López se refiere en concreto al centro de primera acogida de la Casa de Campo, en el barrio madrileño de Batán, donde residentes sufren con frecuencia una oleada de robos y agresiones protagonizados “por una serie de menores extranjeros no acompañados”, tal y como detalla en la misiva.

“La inseguridad que se desprende de ese centro de menores es responsabilidad del Ministerio del Interior“, añade López, que también subraya que estos menores merecen “tutela, seguridad y respeto” y a la Administración autonómica le preocupa “la percepción social que se tiene de los centros en los que se acoge a estos menores”.

El mandatario superior de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado respondió al Gobierno regional manifestando su “decepcionante sorpresa” por ver cómo Madrid, “que es la responsable legal de la tutela de los menores no acompañados, comete la irresponsabilidad de criminalizarles y de hacerse eco de informaciones falsas que esconden un sesgo muy preocupante hacia un colectivo vulnerable”.

"La inseguridad no ha dejado de crecer en los últimos años"

No obstante, en la última estadística de la población reclusa del Poder Judicial, los datos apuntan que de los 6.644 de presos totales en la Comunidad de Madrid, 3.983 fueron cometidos por españoles y 2.661 por parte de extranjeros, lo que supone aproximadamente el 41%. Unas cifras significativas si se tiene en cuenta que la población extranjera en la capital representa el 14% de la ciudadanía.

Un artículo del Real Instituto Elcano, Inmigración y delincuencia, afirma que de acuerdo con la teoría del control social “una persona está menos expuesta a caer en la delincuencia cuanto más integrada se encuentra en su entorno“. “En la medida en que los inmigrantes se hallan menos identificados con los valores del país de acogida, esto explica que sus tasas de delincuencia tiendan a ser en general más elevadas. Y esta teoría también ayuda a entender las diferentes tasas que se dan entre diferentes grupos nacionales: lo que importa al respecto es la solidez de los vínculos sociales dentro de las propias comunidades de inmigrantes“.

Detención en Barcelona de una red que asaltaba viviendas

Esta petición de Enrique López se encuadra en un contexto de agotamiento de los vecinos de Batán. Rosa, vecina del barrio, asegura a Vozpópuli que “la inseguridad no ha dejado de crecer en los últimos años”. “Todos los sucesos tienen un denominador común y es el centro de acogida. Estoy segura que no todos los chicos serán delincuentes, pero tampoco nuestras quejas son racistas”.

La denuncia de Rosa no es la única, el pasado domingo 20 de febrero cerca de 400 personas se reunieron frente a la boca de metro de Batán para pedir que el centro de menores extranjeros vuelva a convertirse en un albergue juvenil, el uso original para el que fueron construidas las instalaciones. Los manifestantes en sus peticiones suplicaron a la Comunidad de Madrid y al Ministerio de Interior “construir un centro para facilitar la integración y la tutela de estos menores, en lugar de seguir con la chapuza que han hecho en la Casa de Campo”.

Artículo de Vozpópuli

COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN LAS REDES

Deja una respuesta